Fractura de boxeador

Actualizado: 21 de ago de 2020

Una de las lesiones más comunes que vemos los cirujanos de mano son las famosas fracturas de boxeador. Son especialmente más comunes los fines de semana y después de haber ingerido algunas bebidas alcohólicas.


Te invitamos a leer más sobre la fractura de boxeador.


¿Qué es la fractura de boxeador?


La fractura del cuello del quinto metacarpiano, conocida también como fractura de boxeador. Es una lesión bastante común, especialmente en hombres jóvenes. El mecanismo de lesión es casi siempre un golpe a la pared, a una puerta o a una pelea (casi siempre en donde se involucra la ingesta de alcohol). También pueden presentarse cuando hay caídas de una bicicleta o motocicleta y las manos están deteniendo el manubrio. Estas fracturas corresponden a 20% de las fracturas de la mano. (Hand (N Y).2014; 9(1): 16-23)


Dato curioso: casi siempre la historia referida por el paciente es de "haberse caído".


Sin embargo, esta fractura no es tan común en los boxeadores profesionales o en la gente que sabe golpear. Es común en la gente que golpea algo con el puño parcialmente abierto y pega con el quinto metacarpiano (meñique).


Boxeador utilizando protección para las manos

Estas fracturas se dan porque se golpea con la cabeza del quinto metacarpiano y con la mano abierta. En las imágenes de abajo se observa un puño mal cerrado que probablemente lleve a una fractura del cuello del quinto metacarpiano. (Como se observa en la imagen de abajo).


Repaso anatómico:


La mano tiene cinco huesos llamados metacarpianos que se encuentran en la palma de la mano, tienen una forma curva y prismática y ayudan a formar dos arcos en la mano. Cada uno de ellos forma el eje de su respectivo dedo. Se numeran del uno al cinco, empezando desde el pulgar hasta el meñique. Así, el quinto metacarpiano corresponde al hueso que pertenece al meñique. Si cierras el puño, podrás observar que el nudillo del meñique corresponde a la cabeza del quinto metacarpiano.



En la imagen de arriba se observa el esqueleto de la mano. En flecha azul se marca el quinto metacarpiano y con círculo se marca la zona en la que se fractura el metacarpiano en la fractura de boxeador. (Hand Clin 29 (2013) 459–471)


Las fracturas de los metacarpianos comprenden de 18 a 44% de las fracturas de la mano. Las fracturas del segundo al quinto metacarpiano corresponden a 88% del total de las fracturas de metacarpianos y las fracturas del quinto metacarpiano son las más comunes. (Hand (N Y).2014; 9(1): 16-23)


Las fracturas de los metacarpianos tienden angularse dorsalmente debido a las fuerzas ejercidas por los tendones flexores intrínsecos y extrínsecos en el fragmento distal. Cada acortamiento de 2 mm en el hueso resultará en 7º de déficit de extensión. Un acortamiento de hasta 6 mm del hueso es tolerable. Si el acortamiento es mayor, debido a la angulación resultante, se puede alterar la mecánica de la mano. (Hand (N Y). 2014; 9(1): 16-23. / J Hand Surg Am. 2015; 40(8): 1582-5.)


Cuando sucede una fractura de estas, puede haber aumento de volumen en el dorso de la mano, equimosis (moretón), hundimiento del nudillo y dolor con limitación para abrir y cerrar el puño. En algunas ocasiones puede rotarse el dedo. Puede ser común que no se diagnostiquen inmediatamente estas fracturas porque a veces el dolor no es muy intenso o el estado de intoxicación alcohólica puede evitar que el sujeto se percate del dolor.


Generalmente se solicitaron radiografías de la mano para valorar la fractura y puede ser necesario agregar otros estudios como tomografía.

Radiografías de mano. Se marca en círculo azul la fractura de quinto metacarpiano. Al tener un trazo oblicuo, el trazo de fractura es inestable y con alto riesgo de desplazamiento con tratamiento conservador.


Los objetivos de tratamiento de las fracturas de los metacarpianos incluyen:

- Reducción anatómica (alineación)

- Obtención de adecuada estabilidad

- Permitir movimiento temprano.


La mayoría de las fracturas de quinto metacarpiano han obtenido buenos resultados con tratamiento conservador (es decir, sin cirugía), ya que tienen buena tolerancia al acortamiento y a la angulación. Aunque puede ser que se pierda un poco la altura del nudillo.


El tratamiento conservador puede incluir la reducción (manipulación de la fractura para alinear el hueso de nuevo) y un método de inmovilización para mantener la reducción (mantener el hueso alineado hasta que pegue). La inmovilización va desde la colocación de un yeso, férulas y sindactilización del meñique con el dedo anular ("buddy tape"). No existe un estándar de oro actualmente o algún tratamiento que haya demostrado ser mejor que otro. La ventaja de la sindactilia es la recuperación rápida del movimiento. Sin embargo, siempre que se trata una fractura de manera conservadora, puede desplazarse o perderse la reducción y entonces necesitar una cirugía para corregir la deformidad del hueso.



Fractura de metacarpiano tratada con un guante de yeso. Es importante que nunca se inmovilicen los dedos en extensión

En una revisión sistemática de la Asociación Americana de la Cirugía de la Mano se tomaron como indicaciones quirúrgicas (tratamiento con cirugía) para fracturas de metacarpianos:

- acortamiento de > 6 mm

- angulación residual de > 30º a 40º del cuello 4º y 5º metacarpianos

- rotación de metacarpiano

- fracturas segmentarias

- fracturas inestables

- fracturas intraarticulares de la cabeza del metacarpiano con un escalón articular de > 1 mm o >25% de la superficie articular.


Las opciones de tratamiento quirúrgico incluyen:

- Colocación y fijación de clavos (puede requerir complemento con inmovilización para evitar desplazamiento).

- FIjación con tornillos centromedulares (mínima invasión, cicatriz pequeña y movimiento rápido)

- Fijación con tornillos (casi nunca son suficientes).

- FIjación con placas (mayor riesgo de adherencias, puede requerir retiro de la placa).


Radiografías: fijación de fractura de quinto metacarpiano con un tornillo centromedular retrógrado. Y fijación con placa, ya consolidada.


Como mencioné anteriormente, no existe ningún estándar de oro, es decir, no se ha demostrado que ninguna técnica sea superior a otra. Cada una tiene sus ventajas y desventajas y es importante personalizar el tratamiento. La mayoría de las técnicas de tratamiento quirúrgico implican que puedes dejar la inmovilización más temprano y puedes mover más rápido los dedos y la mano.


La Dra. Arroyo tiene experiencia en la osteosíntesis con tornillos centromedulares retrógrados, una técnica de mínima invasión que permiten un movimiento temprano de la mano y puede no requerir inmovilización. Aunque no todas las fracturas pueden ser fijadas con esta técnica. Si quieres conocer más, puedes leer aquí el artículo publicado en el Acta Ortopédica Mexicana sobre esta técnica.


Herida sobre la cabeza del quinto metacarpiano para colocación de tornillo centromedular retrógrado.

Es importante mencionar que la cirugía no es para que "pegue" (consolide) más rápido el hueso, sino para alinearlo y dejarlo en la posición deseada para que pueda "pegar" en esa posición. También es importante que sigas las indicaciones de tu cirujano de mano, ya que los implantes se pueden romper o mover (en caso de clavos), o el hueso puede refracturarse si realizas actividades para las que aún no está listo el hueso.


Independientemente del tipo de tratamiento elegido, el proceso de consolidación depende del cuerpo de cada persona. Generalmente se tardan entre 6 - 8 semanas en que el hueso "pegue" o "solde" (el término correcto es consolidación de la fractura).


Fumar puede retrasar la consolidación de la fractura, así como otras condiciones (diabetes, hipotiroidismo, algunos medicamentos como anti inflamatorios no esteroideos).


Fumar puede retrasar la consolidación de la fractura o evitar que el hueso consolide.

Les paso un pequeño tip, de parte de una cinta negra: la manera de pegar es con el puño cerrado completamente (como si no quisieran tirar una moneda que tienen guardada dentro de la mano) y deben golpear con la cabeza del segundo y tercer metacarpianos.


Se muestra la manera en la que se debe golpear. Puño bien cerrado y se debe golpear con la cabeza del segundo y tercer metacarpianos y no con la cabeza del cuarto y quinto.


Un segundo tip es: tengan autocontrol y eviten golpear paredes y puertas cuando se enojan.

Si tienes más dudas, contáctanos.


Bibliografía:

- Romo-Rodríguez Ranulfo, Arroyo- Berezowsky Claudia. Osteosíntesis mínimamente invasiva con tornillos centromedulares canulados para fracturas de metacarpianos. Acta Ortopédica Mexicana 2017; 31(2): Mar.-Abr: 75-81

- Kollitz KM, Hammert WC, Vedder NB, Huang JI: Metacarpal fractures: treatment and complications. Hand (N Y). 2014; 9(1): 16-23.

- de Góes-Ribeiro A, Gonçalez DH, Filho JM, da Fonseca GM, Costa AC, Chakkour I: What is the real angle of deviation of metacarpal neck fractures on oblique views? A radiographic study. Rev Bras Ortop. 2016; 51(2): 150-6.

- Dunn JC, Kusnezov N, Orr JD, Pallis M, Mitchell JS: The boxer’s fracture: splint immobilization is not necessary. Orthopedics. 2016; 39(3): 188-92.

- Pace GI, Gendelberg D, Taylor KF: The effect of closed reduction of small finger metacarpal neck fractures on the ultimate angular deformity. J Hand Surg Am. 2015; 40(8): 1582-5.