Heridas en las manos

Actualizado: 21 de ago de 2020

Las heridas en las manos son un motivo de atención en el servicio de urgencias muy común. Algunas pueden tratarse en casa y otras necesitan atención médica y pueden tener consecuencias muy graves.


En esta entrada hablaremos un poco sobre la anatomía de la mano y los dedos para explicar por qué algunas heridas tienen consecuencias graves. También hablaremos sobre cómo evitar las heridas o disminuir el riesgo y qué hacer en caso de sufrir un accidente.





Las lesiones en la mano son las lesiones más frecuentes del cuerpo y constituyen entre el 6.6% y el 28.6% de todas las lesiones del sistema musculoesquelético. Estas lesiones son más comúnmente reportadas en trabajadores, pero se presentan frecuentemente en las actividades cotidianas.


Para hacer más entendible las lesiones asociadas a las heridas de las manos, a continuación se presentan algunas imágenes con descripción tomadas de la siguiente fuente bibliográfica: Aparato locomotor, 2010-01-01, Volumen 43, Número 4, Páginas 1-14, Copyright © 2010 Elsevier Masson SAS.


Figura 1. Se observa un diagrama de la vascularidad de la mano. Cada dedo tiene dos arterias principales (el pulgar puede tener tres) que son los vasos que aportan sangre. Las arterias de los dedos vienen de la unión de dos o más arterias que se originan en el antebrazo (esto se conoce como arco palmar superficial y generalmente está formado por la arteria cubital y la rama superficial de la arteria radial).


En los dedos, las arterias se localizan en la parte palmar y en los bordes de los dedos. Están acompañados de los nervios, que permiten que los dedos tengan sensibilidad. Las venas generalmente van en el dorso de la mano y dedos. Por esta razón, muchas heridas pequeñas tienden a sangrar mucho. Los dedos pueden ser viables (pueden sobrevivir) con solo una arteria, aunque esto puede generar problemas como dolor, dedos fríos e incapacidad para regular la temperatura.



Figura 2. Se observan los tendones de la palma de la mano. Los tendones son estructuras que vienen de los músculos y se conectan con los huesos para permitir el movimiento de los dedos.


Los tendones que están del lado de la palma de la mano se conocen como tendones flexores de los dedos, ya que permiten que se doblen los dedos para cerrar el puño. Cada dedo tiene dos tendones flexores, uno superficial y uno profundo, y estos están localizados entre las dos arterias y los dos nervios de cada dedo.


Los tendones se originan de músculos en el antebrazo, cruzan la muñeca y la palma de la mano hasta llegar a los dedos. En caso de que exista una lesión de los tendones en los dedos, éstos tienden a retraerse, como una liga, y muchas veces pueden encontrarse hasta la palma de la mano. Las heridas en esta zona también tienen riesgo de formar cicatrices que impidan el adecuado deslizamiento de los tendones, resultando en un dedo rígido y poco funcional. En la palma de la mano hay un poco más de tejido graso que en el dorso de la mano. Las arterias, nervios y tendones están ligeramente más protegidos que las estructuras del dorso de la mano. Aún así, objetos punzocortantes (como cuchillos o vidrios) pueden lesionarlos fácilmente.



Figura 3.

Se observan los tendones del dorso de la mano, conocidos como tendones extensores, que permiten la extensión de los dedos (abrir la mano). Estos tendones se encuentran inmediatamente por debajo de la piel.



Figura 4.

Imagen en donde se observa una herida en el dedo que puede lesionar tanto arteria (rojo), tendón (blanco) y nervios (no ilustrados). Si el dedo está en flexión, muchas veces las lesiones de las estructuras internas de los dedos se localizan a una altura diferente a la herida de la piel, debido a su deslizamiento durante la flexión y extensión.


En esta fotografía se ilustran las relaciones entre el arco palmar superficial (rojo) + nervio mediano (naranja) y nervio cubital (amarillo) en la muñeca, mano y dedos


En esta fotografía se ilustran los tendones flexores (gris) y su relación con el arco palmar superficial (rojo), nervio mediano (naranja) y nervio cubital (amarillo) en la palma de la mano y dedos

Algunas de las causas más comunes de las heridas en las manos son: heridas con cuchillos al cocinar, heridas al intentar quitar el sello de una botella (de vino) con un cuchillo, heridas al intentar abrir cualquier cosa con un cuchillo, heridas al recoger vidrios rotos, heridas con vasos o tazas cuando se rompen o heridas al machucarse los dedos con una puerta. Los ejemplos son infinitos, pero estas causas descritas son muy comunes. En las imágenes de abajo se explican algunos ejemplos.


En esta entrada hablaremos de heridas específicamente en la cocina (cuchillos, vasos, tazas o platos rotos).


Imagen en la que se observa una mano tomando una zanahoria, se pueden observar arteria y nervio en el índice. Las heridas cortando verdura generalmente se dan porque se resbalan las puntas de los cuchillos al cortar. Se pueden lesionar los nervios, arterias o tendones.


Una lesión que está de moda debido al auge del aguacate a nivel mundial son heridas en la palma de la mano o dedos cuando los cuchillos se resbalan sobre el hueso del aguacate. Estas lesiones empezaron a ser tan comunes (principalmente fuera de México, aunque hemos recibido pacientes con este tipo de lesiones) que se le empezó a denominar coloquialmente “avocado hand” o “mano de aguacate”.


En las imágenes de abajo se observan los diagramas de las arterias, nervios y tendones. Se ilustra cómo se toma el aguacate generalmente. Se observa el cuchillo cerca de las estructuras anatómicas que se pueden lesionar al resbalar el cuchillo sobre el hueso del aguacate. Es importante recordar que el hueso no se puede cortar, solamente hay que cortar la piel del aguacate. Ya existen numerosos dispositivos diseñados específicamente para quitar el hueso a los aguacates. Aunque los mexicanos estamos más entrenados desde pequeños para saber abrir y cortar un aguacate, si hemos recibido pacientes con estas lesiones en México.


Las heridas de las manos pueden variar en severidad. Algunas pueden ser superficiales y no trascender y otras pueden ser suficientemente profundas y severas como para lesionar estructuras importantes de las manos como nervios, tendones o vasos. Algunas heridas pueden incluso comprometer la vascularidad de un dedo, el dedo mismo o incluso la vascularidad de toda la mano.


Como mencioné anteriormente, las estructuras profundas de la mano no tienen mucha protección. Incluso heridas pequeñas que aparentemente son triviales, pueden estar asociadas a lesiones importantes y severas que pueden comprometer la función o la viabilidad de uno o varios dedos, o incluso de la mano.


Estos accidentes se pueden evitar cuidando la posición de los dedos al cortar, utilizando dispositivos especiales para abrir botellas de vino, evitar utilizar cuchillos para lo que no están diseñados, supervisar a los menores de edad y no permitir que manipulen objetos filosos. Si se rompe un vaso, un plato o una taza, no levantar con las manos los fragmentos de vidrio o cerámica.


¿Qué hacer en caso de heridas en las manos o dedos?


· Lo primero que debe hacer es mantener la calma.

· Si la mano está sucia, enjuagarla con agua corriente, si es posible, lavar con jabón.

· Evite aplicar alcohol, agua oxigenada, aceite, sal, harina o cualquier otro remedio casero.

· Si hay sangrado activo, aplicar presión sobre la herida con un trapo limpio y elevar la mano. Generalmente esto es suficiente para detener el sangrado. Evite aplicar torniquetes a menos que sea indispensable, generalmente pueden causar más daño que beneficio.

· Si la herida es profunda, se ve tejido de adentro de la herida, no deja de sangrar, no se puede doblar o extender el dedo (o dedos) o están dormidos, hay que acudir a un hospital a valoración por un cirujano de mano, porque puede ser una lesión severa que probablemente requiere una cirugía como tratamiento.

· Las amputaciones de dedos las trataremos en otra entrada, pero, si hubo amputación de dedo, hay que envolver el dedo en un trapo húmedo o gasas húmedas, meterlas en una bolsa de plástico y meter esa bolsa de plástico en hielo. NO se debe sumergir el dedo amputado en agua o ponerlo directo en hielo


Lo más importante que debes de recordar es:

1. Las heridas en la mano son frecuentes

2. Hasta una pequeña herida puede causar daño severo debido a lo superficial de todas las estructuras importantes: nervios, vasos y tendones

3. Las lesiones de estas tres estructuras pueden comprometer la estética, función o viabilidad de los dedos o de las manos.

4. Si una herida no deja de sangrar o crees que debe ser valorada, mejor acude a urgencias y llámanos (55 6907 8798).




Es importante saber que siempre se debe hacer una adecuada valoración de todas las heridas de la mano, especialmente para descartar lesiones ocultas a los nervios y a los tendones. Esto debe ser realizado por un experto, es decir, por un cirujano de mano. En caso de existir lesiones vasculares, tendinosas y/o nerviosas, es seguro que se requerirá de un procedimiento quirúrgico (una operación) y se debe de vigilar adecuadamente el seguimiento en el proceso de curación. Pueden existir secuelas como dedos rígidos, limitación para flexión o extensión del dedo, sensación de entumecimiento de los dedos o falta de sensibilidad, intolerancia al frío o infecciones entre otras, incluso con un tratamiento temprano y adecuado.


Muchas veces únicamente hay que lavar la herida, aplicar profilaxis antitetánica, algunas dosis de antibiótico y suturar la herida. Pero esto únicamente se puede hacer después de una valoración completa.


Si tienes dudas, contáctanos y con gusto podremos resolver tus dudas.

Recuerda: el mejor tratamiento para estas lesiones es la prevención y la precaución.


Bibliografía

Aparato locomotor, 2010-01-01, Volumen 43, Número 4, Páginas 1-14, Copyright © 2010 Elsevier Masson SAS.