¿Qué es el pulgar de esquiador?

Con la época de esquí iniciada, queremos compartirles información sobre esta lesión común que puede pasar desapercibida y si no es bien tratada, puede generar dolor e incapacidad funcional.


El pulgar de esquiador es una lesión aguda en el pulgar que se presenta generalmente en atletas que esquían o atletas que participan en deportes con balón.




Anatomía


El pulgar tiene tres huesos largos: el primer metacarpiano y dos falanges que se encuentran en hilera uno tras otro. En el sitio donde se unen el primer metacarpiano y la primer falange, existen dos ligamentos a los lados que mantienen unidos y alineados los huesos. Estos ligamentos se encuentran en el borde externo del pulgar, que se conoce como el lado radial y en el lado interno del pulgar (del lado del índice), que se conoce como el lado cubital. La presencia de estos ligamentos permite un movimiento de flexión y extensión y estabiliza la articulación hacia los lados.




El pulgar aporta más del 40% de la función de la mano. Y si se lesiona, muchas actividades de la vida diaria se limitan.


¿Qué es el pulgar de esquiador?


La lesión aguda del ligamento del lado cubital de la articulación metacarpofalángica del pulgar se conoce como pulgar de esquiador. Se llama así porque es una lesión que se produce comúnmente al sufrir una caída mientras se detiene el "pole" con la mano al esquiar.




Este ligamento también se puede lesionar con actividades crónicas, como cuando los cazadores escoceses rompían el cuello de los conejos con un movimiento entre el dedo índice y el pulgar.


A veces se puede fracturar el sitio en donde se inserta el ligamento en el hueso. Aunque se vea como una fractura muy pequeña, se comporta como una lesión del ligamento y es muy importante realizar un adecuado diagnóstico y tratamiento para evitar secuelas.



Fractura del sitio de inserción de la falange proximal del ligamento colateral cubital del pulgar.
Fractura del sitio de inserción de la falange proximal del ligamento colateral cubital del pulgar.

¿Cómo se lesiona el ligamento?


El ligamento colateral cubital de la articulación metacarpofalángica se lesiona cuando se realiza una abducción (desviación hacia el lado radial del pulgar). Esto pasa cuando se sufre una caída con la mano abierta y el pulgar separado del resto de la mano (como cuando se detiene el "pole").





Este problema es tan importante, que se ha intentado modificar el diseño de los poles , sin embargo, no se ha logrado disminuir la incidencia de las lesiones.


Como mencionamos anteriormente, estas lesiones no son exclusivas de los esquiadores (aunque el nombre se acuñó por la gran frecuencia en este deporte). Pueden ocurrir al sufrir una caída de altura con la mano en esa posición o durante la práctica de deportes con balones.


¿Qué pasa cuando se rompe el ligamento?


Cuando se rompe el ligamento, la falange proximal del pulgar se desplaza hacia el lado palmar, hay dolor e inestabilidad del pulgar. Puede haber dolor y dificultad para realizar actividades como pinza fina (tomar objetos entre el pulgar y el dedo índice).


Si la lesión no se trata, el ligamento quedará laxo y el pulgar será doloroso.



¿Cómo se diagnostica?


El diagnóstico muchas veces es clínico. Es importante diferenciar entre una rotura completa o parcial del ligamento. Si se realiza una prueba de estrés de la articulación. Esto permite observar cuánto desplazamiento hay entre los huesos. Si la maniobra es muy dolorosa, se puede aplicar anestesia local para evitar el dolor. (La maniobra se puede observar en la imagen de abajo).


En algunas ocasiones se necesitan radiografías con la maniobra de estrés, en donde se observa el desplazamiento de la falange sobre el metacarpiano.


Si bien el diagnóstico es clínico, es importante tener radiografías del pulgar para detectar fracturas de la base de la falange. En algunas ocasiones el tamaño del fragmento o el desplazamiento pueden determinar si se requiere tratamiento con cirugía. Como mencionamos previamente, esas pequeñas fracturas muchas veces se menosprecian y el tratamiento inadecuado resulta en complicaciones y una lesión crónica.


En una lesión crónica o si existe la sospecha de una lesión más compleja, podría requerirse una resonancia magnética o algún otro estudio de imagenología más avanzado para establecer el diagnóstico. Pero en general se puede diagnosticar con una buena exploración física y radiografías simples.



¿Cómo se trata?


Tratamiento conservador

Las lesiones parciales del ligamento colateral cubital de la articulación metacarpofalángica pueden tratarse de manera conservadora con inmovilización durante 4 semanas aproximadamente, seguido de un par de semanas con una férula u ortesis mientras se inicia la rehabilitación.


Es importante evitar actividades de peso o impacto con el pulgar durante al menos 3 meses, ya que puede volver a lesionarse el ligamento. Puede persistir dolor en la región incluso después de 6 meses a un año.




Tratamiento Quirúrgico

El tratamiento con cirugía se recomienda para roturas completas de los ligamentos o fracturas con desplazamiento pueden requerir cirugía para reparar las estructuras lesionadas y permitir una adecuada cicatrización. Muchas veces, estas lesiones no tendrán un buen resultado con tratamiento conservador.


En la cirugía se requiere abrir la piel, encontrar el ligamento y repararlo. Si hay una fractura, se necesita acomodar el fragmento (reducirlo) y fijarlo al cuerpo de la falange. Esta fijación se puede hacer con anclas, clavos, tornillos, u otros métodos.


Es importante mencionar que el objetivo de la cirugía es acomodar y reparar las estructuras lesionadas. Sin embargo, el proceso biológico de reparación debe llevarse a cabo y es necesario inmovilizar el pulgar después de la cirugía para permitir la cicatrización de todas las estructiras anatómicas por lo menos por 6 a 8 semanas.


Las actividades de fuerza con el pulgar deben evitarse por lo menos por 3 -4 meses y el dolor puede persistir hasta un año.


¿Qué puedo esperar después de esta lesión?


Es importante que tomes en cuenta que esta lesión es una lesión severa. Incluso si es una fractura con un fragmento pequeño, no debe considerarse como "una fracturita", ya que la inestabilidad de esta articulación puede afectar muchas actividades de tu vida diaria. Es muy importante que seas valorado por un cirujano de mano que pueda establecer el diagnóstico adecuado y poponerte el tratamiento necesario.


Al retirar una inmovilización, siempre va a existir rigidez de las articulaciones y se requerirá fisioterapia y rehabilitación para recuperar el movimiento y la fuerza del pulgar, mano y muñeca.


Después del retiro del aparato de yeso, se debe utilizar una férula u ortesis que se retirará paulatinamente. El uso de la mano debe ser progresivo y es importante evitar actividades de esfuerzo o que estresen el pulgar a veces hasta 3 meses después del tratamiento.


El dolor puede persistir durante un año y puede haber debilidad residual en la fuerza de pinza fina (movimiento para tomar una llave). El regreso a actividades deportivas puede ser hasta 4 meses después de la lesión (sin embargo, esto debe ser personalizado).


¿Qué complicaciones puede haber?


Una de las complicaciones más comunes es la rigidez del pulgar.

Otra complicación frecuente, pero que es más común con el tratamiento quirúrgico es la lesión de una rama sensitiva (puede quedar alguna zona con poca sensibilidad alrededor de la herida quirúrgica).


¿Cómo puedo saber si tuve una lesión de ligamento colateral cubital de la articulación metacarpofalángica del pulgar? (O, en pocas palabras, ¿cómo puedo saber si tengo un pulgar de esquiador?)


El pulgar de esquiador es una lesión que muchas veces puede pasar desapercibida. No siempre se produce por un accidente muy aparatoso. Pero si sufriste alguna caída esquiando o algún accidente donde tu pulgar se "abrió" y se separó del resto de la mano (abducción) y tienes dolor en la parte interna del pulgar, es importante que acudas a una valoración con un cirujano de mano.




¿Qué pasa si no me trato?


Si no recibes tratamiento adecuado para esta lesión, tendrás debilidad en el pulgar y limitación para las actividades de la vida diaria como tomar objetos pequeños, utilizar el celular y abrir botellas, entre otras.


Con el tiempo, el ligamento se volverá insuficiente y la articulación será inestable. Si esto continúa, habrá desgaste del cartílago de la articulación, lo que llevará a dolor y deformidad del hueso. En este caso ya se requiere un tratamiento diferente a lo que se hubiera necesitado al momento de la lesión.


Como resumen:


El pulgar de esquiador es una lesión del ligamento colateral cubital de la articulación metacarpofalángica del pulgar que se puede producir con una caída que en donde se separa el pulgar de la mano.


El diagnóstico puede ser difícil ya que muchas veces no se debe a una lesión muy aparatosa, aunque el dolor puede persistir y limitar las actividades de la vida diaria.


Se diagnostica clínicamente y en ocasiones se requieren estudios de imagen.


El tratamiento puede ser conservador o quirúrgico. (De cualquier manera requerirá inmovilización por lo menos durante cuatro semanas y no se podrán retomar actividades importantes hasta 3 meses después de completado el tratamiento).


Es muy importante que seas valorado y tratado por un cirujano entrenado y certificado en cirugía de mano.


¡CUIDA TUS MANOS!





Si crees que esta información es importante, comparte con tus familiares y amigos.

Si deseas más información, contáctanos.



Referencias bibliográficas: